José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, identificado como el líder del cártel de Santa Rosa de Lima, inició su carrera criminal como huachicolero en Guanajuato bajo el mando de David “N”, El Güero, en 2014.

Se dedicaban a ordenar los ductos de la refinería de Salamanca que pasan por León, Irapuato, Salamanca, Celaya y Los Apaseos.

En 2017 “El Marro” tomó control del grupo criminal y extendió sus redes por la zona Laja-Bajío. Tomó fuerza como líder del huachicol y diversificó su carrera criminal con extorsiones y secuestros. También declaró la guerra al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el control de las rutas de robo de combustible en la región.

En marzo de 2019 el gobierno federal lanzó el operativo llamado Golpe de Timón, con el que pretendía desmantelar al cártel de Santa Rosa de Lima y golpeó su centro de operaciones, ubicado en la localidad del mismo nombre, en el municipio de Villagrán.

Lea también: La lucha en el “triángulo de las Bermudas” de Guanajuato del Cártel de Santa Rosa de Lima

Ahí fueron incautadas casas enormes con albercas, con túneles y salidas rápidas para evitar operativos y capturas. Aquí tenía la protección del pueblo, que incendió vehículos y bloqueó carreteras para evitar la detención de “El Marro”.

Desde entonces, Yépez Ortiz anduvo a “salto de mata” y se desató la violencia en Celaya, Salamanca e Irapuato, con asesinatos de decenas de personas, como parte de la guerra con los operadores del CJNG, convirtiendo a Guanajuato en el estado más violento del país.

En las últimas semanas, tras la detención de su madre en un operativo plagado de irregularidades, El Marro difundió en redes sociales una serie de videos en los que se veía su desesperación, al grado de ponerse a llorar, por la detención de sus familiares y en los que también pedía a la gente su apoyo.

Esta madrugada, alrededor de las 5:00 horas, fue detenido en Apaseo El Alto, Guanajuato y se prevé que en breve sea trasladado a Almoloya.

grg

Fuente: El Universal