Uno de los procesos más comunes en las comidas y guisados mexicanos es freír los alimentos, un paso acostumbrado por el rico sabor que al final se logra en los platillos y preparaciones como quesadillas y flautas.

Freír es el proceso de preparación de alimentos que ejerce más presión sobre la estabilidad del aceite: si éste se calienta a altas temperaturas, puede sufrir una oxidación a partir de la cual se forman algunas sustancias nocivas. También es indebido un uso prolongado del mismo aceite. 

Así, el objetivo es elegir un aceite que sea lo más estable posible, especialmente si se tiene que usar varias veces, hoy en Menú te presentamos cual es el aceite ideal para freír en casa. 

Leer también: 7 recetas con tortilla de maíz que te encantarán

Aceite saludable

Los aceites se agrupan según parámetros como su proceso de elaboración y grado de acidez, de acuerdo con la Revista del Consumidor de la Profeco.

En su caso, los expertos destacan las grandes cualidades del aceite de oliva, el alimento más emblemático de la dieta mediterránea conocida por sus efectos beneficiosos sobre todo en la protección frente a enfermedades cardiovasculares.

El aceite de oliva virgen es un producto 100% natural con excelentes características organolépticas, es decir con un increíble olor, color y sabor. Además, es el único aceite vegetal que puede consumirse crudo sin refinar, conservando íntegro su contenido en vitaminas, ácidos grasos esenciales y otros productos de gran importancia dietética, como los antioxidantes naturales vitamina E y polifenoles.

(Foto: Pexels)

Leer también: Regalos foodies y deliciosos para mamá

Y entre las variedades del aceite de oliva, el más indicado para freír alimentos en casa, según expertos, es el aceite de oliva extra virgen, pues se le adjudican características notables en este proceso.

El aceite de oliva extra virgen con bajo contenido de ácido se puede usar fácilmente para freir. De hecho, el aceite de oliva extra virgen, para llamarse así, debe extraerse y procesarse a bajas temperaturas.

Leer también: Estudio señala que el aguacate puede combatir la leucemia

(Foto: Pexels)

Además, el aceite de oliva extra virgen es un aceite muy estable; a pesar de alcanzar altas temperaturas conserva todas las propiedades nutricionales que tiene, que son lo más sano que puedes encontrar en aceites.

Aunado a lo anterior, es un aceite que aumenta de volumen al ser calentado, así que no es necesario que se gaste demasiado en el momento de freír, por lo cual representa un ahorro en cantidad y económicamente hablando, afirma en su página web Carbonell, empresa especialista en aceites.

Consejos sobre aceites

Al freír con aceite se recomienda mantener una temperatura adecuada, dice la compañía Aceites Albert. También se sugiere no freír demasiados alimentos al mismo tiempo, y por supuesto por ningún motivo mezclar el aceite con agua, ya que ello podría ocasionar que el líquido caliente salte con el riesgo de causar un accidente.

El aceite de orujo de oliva o bien aceite de girasol alto oleico tienen una buena capacidad de resistencia ante las altas temperaturas, lo que les permite conservar sus temperaturas, y los convierte en otra alternativa sana para freír alimentos, aunque en menor grado que el aceite de oliva extra virgen.

Fuente: El Universal