Feministas y familiares de víctimas instalaron un antimonumento en la glorieta donde se encontraba la estatua de Cristóbal Colón, y la rebautizaron como la “Glorieta de las mujeres que luchan”.

Fuente: PROCESO