La tormenta Dolores impactó tierra entre Michoacán y Colima para luego perder fuerza y convertirse en depresión tropical.

Así, Sinaloa se escapa de este fenómeno natural que, según los pronósticos, iba a ser azotado por los fuertes aires y la abundante agua que traía.

De hecho, las autoridades de Protección Civil de la entidad activaron la alerta por el peligro que representaba su trayectoria, sobre todo en la zona sur. Sin embargo, la tormenta se desvió.

Leer más: En zona rural esperan que recientes lluvias sean el inicio de una buena temporada en Mazatlán

Sin embargo, las bandas nubosas se extendieron a partes del territorio sinaloense, en donde se registraron lluvias.

De hecho, es lo que se requiere en Sinaloa para que las presas recuperen su embalse para garantizar el ciclo agrícola y el consumo humano.

Los escurrimientos de agua en la sierra de la entidad ya se presentaron con el beneficio de que los pozos de los pueblos se llenaron y que ya los arroyos conducen el vital líquido.

Leer más: Se suspenden graduaciones por repunte de la pandemia en Mazatlán

No como se esperaba si el fenómeno hubiera pegado directamente, pero representó un respiro para todos que “Dolores” haya dejado agua sin hacer daño a la población civil. 

Fuente: El Debate